Terapia hormonal contra los sofocos

Después de la anterior entrega, en la que les intenté explicar el por qué nuestro cuerpo sufre los sofocos durante la menopausia, hoy te hablaré de una terapia bastante efectiva, el tratamiento hormonal con estrógeno y progesterona. Pero primero te cuento un poco sobre cómo puedes saber qué medicamentos son verdaderamente efectivos y cuáles no para así evitar que te engañen con curas milagro para las que no se ha comprobado su eficacia.

Para saberlo, debemos entender lo que es un. ¿Habían escuchado antes esta palabra? Un placebo funciona como una medicina porque nuestro cerebro es muy POTENTE. El hecho de “creer” que nos estamos tomando un medicamento y que deberíamos sentirnos mejor hace que REALMENTE notemos una mejoría aunque lo que en realidad nos estuviésemos tomando solo fuera un caramelo en forma de pastilla: el placebo.

Los efectos de un placebo pueden ser muy reales y hay mujeres que mejoran notablemente de los sofocos tan sólo tomándose una pastillita de azúcar (claro que ellas no lo saben). ¡¡¡QUE SUERTE!!!!!

¿Y quien las ha engañado? se preguntarán….Pues unos científicos muy ¡¡¡MALOSOS!!

Fuera de bromas, y con las disculpas a la comunidad científica (a la cual pertenezco), es la pura verdad. En los ensayos clínicos para comprobar la eficacia de un medicamento, lo que se hace es darle el medicamento X a un grupo de personas y a otro grupo se le da el placebo. Así se puede ver si la mejoría de los síntomas se debe al medicamento o es tan solo una cuestión de nuestro cerebro que quiere pensar que mejora.

Por ejemplo, si de

100 personas que se toman el medicamento X se mejoran 95  y de

100 personas que se toman la pastilla de azúcar (placebo) solo se mejoran 20

El científico puede concluir que el medicamento X FUNCIONA mejor que el placebo (que por cierto también funciona, sólo que con menor rendimiento….)

¡¡¡¡PERO PORFAVOR!!! ¡¡¡¡CUENTANOS YA QUE TRATAMIENTOS FUNCIONAN CONTRA LOS SOFOCOS!!!!

Vale, vale, ahí voy:

La terapia hormonal más común es la de estrógeno combinado con progesterona. Según los estudios serios que he leído, la terapia con hormonas es el mejor tratamiento capaz de controlar los síntomas de la menopausia (sofocos, sequedad vaginal, entre otros) con una eficacia bastante mayor que la de un placebo. Para ser exactos, el 90% de los sofocos disminuyen a los 3 meses de empezar el tratamiento. ¡Que bien!

Sin embargo esto no significa que sea la única terapia disponible y tampoco que sea adecuada para todas las mujeres. Esto es algo que sólo lo puedes decidir tú y tu médico. Para las mujeres que han sufrido cáncer de mama, por ejemplo, la terapia hormonal no se recomienda. El doctor también ajustará la dosis para que sea la menor posible y así no hayan tantos efectos secundarios, por ejemplo dolor de pechos si la dosis es muy alta.

Algunas cosas nos pueden preocupar respecto a la terapia con hormonas. La primera es un mito común: ¿¿si tomo hormonas subiré de peso??. La respuesta es NO. En un estudio de miles de mujeres tomando hormonas para la menopausia se ha visto que el aumento de peso NO ES por las hormonas, sino que es algo asociado a la EDAD. El 70% de las mujeres suben de peso con la menopausia, tomen o no hormonas. El ejercicio físico y la alimentación saludable son las mejores armas para luchar contra esto.

Otra cosa que nos puede preocupar a cerca de la terapia con hormonas es el aumento de la incidencia del cáncer de mama. Esto se ha estudiado con mucha cautela en la comunidad científica y se ha visto que sólo en casos muy particulares, en los que haya una historia familiar de cáncer de mama, el uso de hormonas es desaconsejado.

 

¿Qué otros beneficios se pueden obtener de la terapia hormonal?

Lo primero es la reducción de la OSTEOPOROSIS, una enfermedad que debilita los huesos y que está relacionada con la disminución de los estrógenos durante la menopausia.

Disminución de infecciones urinarias como la CISTITIS

Disminución problemas sexuales como la FALTA DE LUBRICACIÓN

Bueno, espero que les haya parecido instructivo este artículo. Si quieres más información sobre las múltiples opciones de medicamentos hormonales y alternativos para la menopausia consulta mi libro.

¡¡Gracias por leer y hasta la próxima!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *