Ansiedad y Menopausia: ¿Existe relación?

¿Están relacionadas la ansiedad y menopausia? Muchas mujeres sufren de ansiedad y de ataques de pánico. Pero, ¿está esto relacionado de alguna manera con la falta de hormonas? Algo que está claro, y si sufres de sofocos me darás la razón, es que el estrés aumenta la frecuencia y la intensidad de los calores. Entonces, ¿la ansiedad aumenta los síntomas de la menopausia? o ¿es la menopausia la que aumenta la ansiedad? ¿Tienen algo que ver las hormonas?

Factor principal

Bueno, pues la respuesta corta es SI, existe una estrecha relación entre la ansiedad y menopausia. Los cambios hormonales durante la menopausia y los problemas de la mente tales como depresión o ansiedad están relacionados. Esto se evidencia también en la adolescencia, donde las chicas sufren también de estos síntomas por causa de la locura hormonal, o durante el post parto que genera en muchas mujeres problemas de salud mental. Esto se debe a que el estrógeno y la progesterona tienen un papel importante en nuestro cerebro como reguladores de factores del bienestar como la serotonina o las endorfinas

Las mujeres que empiezan con los desarreglos propios de la perimenopausia tienen mayores probabilidades de sufrir ansiedad o ataques de pánico que otras mujeres de la misma edad que aún no están pasando por esta etapa. Además una vez que se produce un ataque de ansiedad con falta de respiración o mareos, las probabilidades de que se repita son muy altas. Este desorden también se puede manifestar de otras maneras, como por ejemplo, la dificultad para conciliar el sueño, o el despertar recurrente durante la noche, el aumento de la energía nerviosa (no puedes dejar de hacer cosas), dificultad para concentrarse, irritabilidad e incluso con depresión. Muchas veces creemos estar deprimidas y lo que verdaderamente nos pasa es que tenemos un desorden de ansiedad.

Otros factores

Una buena noticia es que una vez que esta locura hormonal de la perimenopausia se termina y la mujer entra ya de lleno en la etapa post menopáusica, estos síntomas de ansiedad suelen disminuir. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchas veces no son las hormonas las únicas culpables de nuestra ansiedad. Muchas de nosotras vivimos una vida llena de actividades, con mucho estrés y poco descanso. Experiencias de vida negativas como una separación o la muerte de un familiar pueden también afectar nuestros niveles de ansiedad. Si estás pasando por épocas difíciles en tu vida, los desarreglos hormonales de la menopausia podrían causar en ti efectos más severos. Otras veces, la ansiedad se produce por tonterías del día a día como puede ser el llegar tarde a una cita o quedar mal con una amiga. Es importante entonces tomar en cuenta estos posibles desencadenantes de la ansiedad, no ignorarlos y no echarle toda la culpa a la menopausia.

Soluciones

Si estás sufriendo mucha ansiedad o has sufrido algún ataque de pánico y esto está afectando tu vida es MUY importante que tomes cartas en el asunto para solucionarlo. La terapia hormonal sustitutiva puede ser una manera eficiente de ayudarte con estos síntomas, sobre todo si también sufres sofocos. Existen también alternativas farmacéuticas para tratar la ansiedad y por supuesto alternativas naturales. Además, actualmente hay una terapia psicológica muy buena llamada Cognitivo-Conductual (TCC) que ofrece herramientas potentes para aprender a conocerte, a saber qué factores en tu vida desencadenan la ansiedad y te ofrece herramientas para controlarla. Estas terapias psicológicas tienen la ventaja de darte soluciones sin tener que recurrir a tomar ningún medicamento, pero por supuesto que hay casos en los que hay que combinar ambas estrategias para llegar a solucionarlo del todo. Es importante consultar al médico si tienes mucha ansiedad que está afectando tu vida.

En mi libro podrás encontrar más información sobre cómo afecta la menopausia en otros aspectos, como la depresión o la concentración. También, en la zona privada de la web encontrarás información sobre cómo tratar tu ansiedad con medicina natural y consejos de nuestra psicóloga sobre cómo empezar con la terapia TCC desde tu casa.

Un saludo y gracias por leer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *